jueves, 20 de febrero de 2014

CUADERNO DE BITACORA DE LA TRAVESIA  DENIA- TENERIFE 2013/14

VIERNES 27 DICIEMBRE 2013

A las 8:00 horas el Beluga y su tripulación al completo, 6 personas, zarpa con rumbo a Tenerife desde nuestro puerto base de “El Portet” en Denia. La previsión nos avisa de que vamos a tener viento del SW, es decir, como siempre en el Mediterráneo, viento de proa. Y mira que en el último mes ha habido jornadas y jornadas de vientos portantes que nos hubieran llevado “volando” hasta el Estrecho, pero así es la navegación…casi nunca puedes elegir los vientos que te favorezcan, a no ser que no lleves rumbo y navegues por el placer de trimar las velas.
Pero bueno llevamos una hora navegando cuando Eolo nos hace un regalo con el viento del NW, que nos permite desenrollar el Génova y apagar el motor. Pasamos los cabos de San Antonio y La Nao a vela, pero cuando rebasamos este último se acaba lo bueno y el viento no nos deja ni ceñir, bueno lo intentamos pero nuestro rumbo se desvía demasiado y decidimos que avanzamos más a motor, todavía quedan muchas jornadas de navegación y ya tendremos tiempo de disfrutar de la navegación a vela….eso esperamos!

Las primeras millas la tripulación que nos acompaña: Bego, Ana, Fernando y Jose se toman biodramina (más bien, todos menos una rebelde…) para evitar el mareo, hay bastante mar de fondo del SW, 1 a 2 metros, y hasta que no se acostumbren es mejor evitar nauseas.
Pues bien empezamos!!…de repente el plotter se queda sin señal???? Revisamos a tope y nos damos cuenta que el cable que sale de la antena de recepción de la señal de satélite, esta deteriorado y se ha roto. El patrón a hacer contorsionismo en el tambucho de debajo del espejo de popa, en un par de horas problema solucionado.
Nos damos nuestro primer almuerzo a bordo, como manda la intendencia…, un arroz a banda para “chuparse los dedos”, hecho el día anterior por nuestro tripulante dianense, Jose. Luego nos ponemos  a hacer unos bordos enfrente de la costa alicantina de Altea y Benidorm. Nos tiramos unas dos horas intentando robar ángulo de ceñida al viento y al anochecer desistimos y ponemos motor.

Decidimos hacer los turnos de guardia para la noche, por parejas y cada turno de guardia de 3 horas, para que no se nos hagan  muy largos ,dichos turnos, y que a cada pareja nos toque 2 turnos, desde las 6 de la tarde hasta las 12 del mediodía.
Tenemos viento del Sw de unos 20 nudos y mar de fondo en contra,  avanzamos muy despacio a unos 4/5 nudos de velocidad,  pero, por lo menos, la noche no es tan fría como imaginábamos podía ser…o ¿ es que llevo tantas capas de ropa  que “no me pasan ni las balas”???

La noche transcurre sin incidentes y con el viento, casi constante, de proa,  luego motor y motor. Pasamos el Cabo de Palos sin problemas pues normalmente suele ser una zona bastante agitada de corrientes y vientos.

SÁBADO 28 DICIEMBRE 2013
Primer amanecer que nos toca a mi “compi” de guardia , Ana, y a mí, estamos pasando por Cartagena a un través, seguimos con el viento de proa, de nuevo intentamos hacer bordos para poder navegar a vela pero las ceñidas que hacemos nos alejan mucho de nuestro rumbo a seguir. Hay olas de mar de fondo del SW de 2 metros, avanzamos a 2,5 nudos de media. Somos tortugas en La Mar…

En la siguiente guardia el Capi y Bego deciden acercarse un poco más a la línea de costa para poder aprovechar los 20 nudos de viento que hay, aunque no llevemos rumbo directo al Cabo de Gata. Para las 12 del mediodía el mar de fondo va remitiendo y hace la navegación un poco más cómoda, toda la tripulación nos reunimos en el almuerzo y comentamos las incidencias de nuestros turnos de guardia.

¡Por fin tenemos la visita de los delfines! aunque no están muy jugetones, se acercan a la proa pero en seguida desparecen, ya habrá más seguro, nosotros seguimos con la rutina diaria de guardias, comidas, trimado de velas, consulta de gps, contemplación de La Mar, canciones y conversaciones.

Nos pegamos una cenita agradable después de un día sin mucha “jugada a vela”, solo hemos tenido un par de horas del viento de NW, justo antes de llegar al Cabo de Gata. Son las estribaciones de la Sierra de Vera que hacen que se acelere el viento y llegamos a tener rachas de 28/30 nudos. Con este viento navegamos a vela rizando un poco ambas velas aunque no dura mucho, pasada dicha sierra, el viento amaina y doblamos el Cabo de Gata, a motor,  sobre las 2 de la mañana.


Esta noche ha habido un poco de anarquía en las guardias o “mala gestión” del Capi, je,je… A nosotras nos ha tocado la guardia de 2:30 a 6 horas, cuatro horas!!!!!ha sido un poco duro, aquí sí que hace rasca, menos mal que estamos dos y nos entretenemos charlando, además no hay casi nada de tráfico marítimo así que no hay que vigilar demasiado el radar.
Ya rebasamos el faro del cabo, hemos pasado cerca, a menos de 10 millas, la noche es negra, negra, así que la luz del faro anima un poco en esta negrura sin luna y sin contaminación lumínica. De las pocas zonas de la costa andaluza que no está urbanizada, el Parque Natural de Cabo de Gata.

DOMINGO 29 DICIEMBRE
No avanzamos en esta zona del Cabo de Gata, se conoce que hay corriente en contra y navegamos a no más de 2 nudos y eso que llevamos motor  a 2.500 r.p.m. y vela mayor izada, portando con los 10 nudos de viento que hay.
Hoy después de la última guardia nocturna, que fue larga , me cuesta levantarme, hasta las 11 en el camarote pero cuando salgo a cubierta me espera una vista magnífica de la costa granadina, la imponente Sierra Nevada, que hace honor a su nombre y resplandece de blanco, toda nevada. Día prístino sin nubes en el cielo y con una visibilidad espectacular, gracias al viento norte que sopla durante una hora…pero amaina para nuestro pesar y rola al WSW , es decir, como siempre…de proa!!! Intentamos bordos una vez más y nos armamos de paciencia al ver lo poco que avanzamos, encendemos motor.
El parte meteorológico se ha equivocado en sus previsiones porque anunciaba más de media jornada de hoy con viento Norte y mira lo que ha durado…un poco más de una hora, nadie es infalible pero , deberían ser un poco más certeros,  sobre todo a tan pocas horas vista. En fin, aun así, volvemos a consultarlo para saber cómo tendremos la previsión en los siguientes días, sobre todo para cruzar el Estrecho, la parte más complicada de esta etapa de la travesía, si el parte es adverso.


Según esta previsión tenemos entre el día 31 y 1 de enero una ventana de buenos vientos para cruzar el Estrecho, pero…”nuestro gozo en un pozo”, los siguientes días en el Atlántico ya tenemos  mucho mar de fondo,  por un pedazo temporal que está entrando en el Atlántico Norte, olas entre 5 a 7 metros y desafortunadamente,  nada de viento porque se instala en nuestra ruta hacia Canarias el anticiclón. Esto podría suponer que, lo que pensábamos que nos costaría del Estrecho hasta Tenerife 4 o 5 días a lo sumo, se podría convertir en más de una semana. Problema gordo pues parte de la tripulación tiene vuelo el día 5 de enero desde Tenerife y tiene que estar sin falta trabajando el día 7 enero, luego reunión urgente de toda la “tripu” para decidir que hacemos.

La asamblea de marineros y patrón decide que cruzaremos el Estrecho y que en el puerto de Barbate, la tripulación que se tiene que ir, desembarque y el resto esperaremos a que haya una buena previsión para zarpar. De repente sin haber dado por finalizada la reunión el motor se desacelera y nos miramos todos como bobos pensando: “¡no puede ser cierto!”. Pues si es cierto se ha roto el cable del acelerador…ahora sí que hay cambio de planes, no llegamos ni al estrecho, nos vamos al puerto más cercano para poder resolver con calma esta avería que no parece demasiado grave. El Capi y marineros ayudantes se las arreglan para hacer un apaño con el cable roto para que nos lleve hasta el puerto más próximo, Benalmadena, que está a unas 40 millas de distancia, unas 10 horas de navegación.

Son las 8 de la tarde así que empezamos con las guardias de navegación,  en una noche tranquila pero fría, siguiendo con el viento de proa que poco nos deja jugar con las velas. Atracamos en el muelle de espera del puerto deportivo de Benalmádena a las 5 de la mañana y nos vamos a dormir todos unas horitas.

LUNES 30 DICIEMBRE
Ya estamos levantados a las 9 de la mañana aunque con un esfuerzo considerable porque ya se acumulan las horas de cansancio de tantas noches dormidas “a cachos”.  Nos dan un amarre dentro del puerto deportivo y Jesús sale disparado a buscar un mecánico,  pero…malas fechas, todos están de vacaciones aunque, por lo menos,  encuentra una náutica abierta donde compra el cable del acelerador nuevo y decide montarlo él mismo.

Para las 2 del mediodía ya está todo resuelto pero decidimos quedarnos a dormir una noche en puerto y así poder dormir de seguido 8 horitas. Nos regalamos una comida malagueña en chiringuito acompañados por un buen amigo, Txemi, que está de vacaciones por aquí y tarde de asueto para los marineros.

MARTES 31 DICIEMBRE
Zarpamos del puerto de Benalmádena, sobre las 10 de la mañana, repuestas las fuerzas y con combustible en los depósitos pero…afortunadamente hoy no hay que gastar energía contaminante podemos usar, energía limpia , el viento. Aunque tenemos viento del SW de 20 nudos, vamos a hacer unos bordos para poder navegar a gusto , bien trimado el velamen y con el mar plano y solete, ¡una gozada!!.

Estamos a 50 millas de Sotogrande  que es donde hemos decidido parar de nuevo a pasar noche para esperar poder cruzar el Estrecho con buen viento de Levante, llegando al final de la tarde,  el viento arrecia y se pone muy de proa, así que quitamos vela y vamos a motor avanzando poco a poco.
 De repente!!!!...seguimos con las averías!!! Es de no creer!!! La pantalla del GPS-Plotter se nos ha girado 180º y se ha puesto del revés, vamos bocabajo, algo bastante inaudito y que consultamos por teléfono con un técnico de electrónica naval, el cual nos comenta que no lo había visto nunca…intentamos, con su instrucciones telefónicas, resetear el software del  aparato pero no conseguimos nada de nada.


Decidimos atracar en el puerto de Estepona pensando que igual tenemos mejor servicio técnico que en Sotogrande o por lo menos algún servicio de Raymarine. Entramos en el puerto “a ojo” porque el plotter o nos descoyuntamos o no se ve nada…y hay que tener  cuidado de las piscifactorías, que están muy cerca de la bocana de este puerto. Para ir más seguros al entrar me voy a la proa, bien amarrada con el arnés a la línea de vida que llevábamos en cubierta, y alumbro con un potente foco para controlar bien dichas piscifactorías y la bocana del puerto.
Atracamos en el muelle de espera a las 10 de la noche, casi solos, por no haber no hay ni marinero que nos ayude en el atraque, un “segurata” que han dejado en el puerto y que no tiene ni idea de marinería. A pesar de todo, prueba conseguida, ya estamos bien amarrados para pasar la última noche del Año. Preparamos cenita a bordo e incluso hay uvas con las campanadas y luego…¡qué narices!! Bailoteo y cotillón en el pantalán…no hay nadie más en el puerto, así que….música a tope!!!! Bueno luego nos damos cuenta que tenemos cámaras y que el guarda de seguridad se ha reído de lo lindo viéndonos bailar y  hacer el tonto, je, je…


MIERCOLES 1 DE ENERO
Hoy nos vamos a quedar en el puerto porque hay una tienda de servicio técnico Raymarine y pensamos que igual mañana nos pueden solucionar el problema del gps/plotter. Así que hoy nos damos un paseo matutino por la playa para que las entumecidas piernas trabajen un poco después de tantos días de mar.
Hoy Jose nos hace un arroz caldoso de verduras para comer, rico, rico. ¡Qué bien llevar un dianense a bordo para comer ricos arrocitos!!! Esto se merece una buena siesta,  para compensar también la pasada noche y así pasar nuestro segundo día en tierra desde que zarpamos…


JUEVES 2 DE ENERO
Madrugón para localizar al servicio técnico Raymarine, todo en vano pues llamamos a 4 técnicos diferentes y todos menos uno no trabajan y el que lo hace está en otro puerto trabajando y no puede venir hoy mismo…Solución de urgencia: ponemos la pantalla al revés  y así la atornillamos, con todos los mandos al revés pero por lo menos podemos ver la pantalla sin descoyuntarnos…

Zarpamos a eso de las 12:30 horas con rumbo a Gibraltar. Hemos tenido reunión de la tripulación, después de mirar los partes meteorológicos para los próximos días,  y vemos que puede haber una “ventana” de buenas condiciones en La Mar para la singladura a Canarias, el día 5 de madrugada. Así que entre todos hemos decidido que iremos haciendo millas navegando de día y atracando en puerto de noche pues parte de la tripulación está claro que ya no podrá llegar hasta las islas y habrá que desembarcarles en el último puerto que toquemos en la península.

Así que nuestro siguiente puerto es Marina La Alcaidesa en La Línea, pegadito al peñón de Gibraltar. En la travesía a dicho puerto nos llueve un poco y el viento sigue constante del SW, fuerza 4 o 5, con marejada.
Tardamos unas 6 horas en recorrer 37 millas, doblamos Punta Europa en el peñón y entramos en la bahía de Algeciras,  impresionante la cantidad de mercantes que está fondeados aquí, vamos sorteando mercantes por una y otra banda.
 Es increíble pero la mayoría están esperando a barcos “gasolinera” que les  suministran combustible de Gibraltar más barato, pues es puerto franco, y que como son tantos no darían abasto para darles en las gasolineras del puerto de Gibraltar…vamos trapicheos a la inglesa,  viendo esto  no extraña que no lo quieran soltar con el negocio que aquí tienen montado.
Una vez atracados y después de unas duchas gloriosas nos vamos a cenar de tapeo al centro de La Línea que está muy concurrido.

VIERNES 3 DE ENERO
Nos levantamos con un día gris como el de ayer, lluvioso y con una niebla que lo cubre todo, pareciera que eso de estar cerca de suelo inglés atrae a la “niebla londinense”. Parte de la tripulación se va a cruzar la frontera hispano-inglesa para hacer una rápida visita turística a Gibraltar. El resto nos dedicamos a repasar el barco y a hacer compras en el mercado municipal de La Línea, pintoresco donde los haya.

Zarpamos sobre las 12 horas, vamos despacio porque seguimos con el viento de proa y encima la niebla hace que haya muy poca visibilidad  así que cuidadito con los mercantes fondeados y los que entran!!!
Navegamos  bastante pegados a la costa, a unas 10 millas de distancia, para evitar el tráfico de barcos grandes y las corrientes fuertes que siempre hay en este Estrecho. Tenemos un viento WSW de 25 nudos con puntas de 30 nudos, la ola no es muy alta, medio metro, pero el problema es que vienen tan seguidas y rompiendo, por efecto de la corriente, que frenan mucho nuestro avance. Además, como no tenemos distancia (si no invadiríamos el canal de navegación de mercantes)  para poder hacer bordadas con eficacia  e ir a vela,  pues a puro pantocazo que avanzamos y a solo 3 nudos.

Tenemos una lluvia persistente que, por primera vez en toda la travesía, nos moja de verdad. Afortunadamente a las 3 horas de singladura, cuando vislumbramos Tarifa por nuestra amura de estribor, el viento amaina, la ola empieza a bajar y el cielo empieza a abrirse. Tenemos a nuestra popa Tarifa luego eso quiere decir que ya estamos en el Océano Atlántico!!! Adiós Mediterráneo!!! Ya nos ha costado esta despedida, 6 días, demasiado viento en contra durante toda la singladura pero así es La Mar...

Ya se empieza a notar el cambio de mar, las olas son más tendidas, el color del agua es más verdoso y dejamos atrás las nubes bajas. Atardece en el horizonte pero todavía distinguimos en la costa, la playa de Bolonia y se acaba de encender el faro de Punta Paloma. ¡Qué bonita es esta parte de la costa gaditana!,  Esto es porque se ha mantenido a salvo del desastre medioambiental que ha provocado la vorágine inmobiliaria del resto de costa andaluza.

Estamos pasando por una zona que tiene poco fondo llamada “Los Bajos de Cabeza” controlamos bien en el plotter y ponemos rumbo a Barbate una vez pasados dichos bajos.  A las 21:30 horas estamos atracando en el puerto de Barbate, la entrada por la bocana ha sido un poco peliaguda pues había un mar de fondo importante, que rompía con olas grandes, justo en la luz roja del faro y que nos iban a pegar de través. Aunque tampoco nos podíamos apartar mucho de la entrada de babor pues en el otro lado hay muy poco fondo. Nos agarramos bien,  un poco de baile de través a bordo del Beluga, y luego atentos para entrar dentro del puerto deportivo porque pasamos por un canal bastante estrecho que no está bien iluminado. Prueba conseguida, amarrados en los pantalanes flotantes para eso estamos ya en un mar con mareas, se hace raro acostumbrados como estamos al mediterráneo, donde las mareas son casi inexistentes. Desembarco con inspección nocturna del puerto, cenita a bordo y a dormir…

SABADO 4 DE ENERO
Hoy la mitad de la tripulación nos deja, Fernando, Ana y Bego,  comida de despedida a bordo y  a coger un bus…los demás nos vamos caminando hasta el pueblo de Barbate que estará a unos 4/5 km del puerto.

Nos toca esperar en puerto, pues la previsiones no son nada halagüeñas, en los siguientes días vamos a tener viento en contra y olas de mar de fondo de 8 metros!!, Es una imprudencia zarpar así para una travesía de más de 700 millas. Necesitaríamos, por lo menos, algo de viento a favor las primeras jornadas, es imposible hacer, con tanto en contra, toda la travesía a motor sería interminable. Luego la prudencia y responsabilidad nos aconseja que pospongamos la última parte de la travesía: Barbate-Tenerife, hasta que las condiciones mejoren un poco.

DIAS 5, 6 Y 7 ENERO
Pues aquí estamos en el puerto de Barbate esperando a que se pase un temporal marítimo de aupa. Está sobre todo en el Norte de la península pero hasta aquí llega su influencia porque en el Golfo de Cadiz hay mar de fondo de 8 a 10 metros  y hasta dentro del puerto notamos unas corrientes de resaca muy fuertes, parece que hubiera ríos dentro del puerto.


Con contaros que una goleta de madera que estaba atracada en el mismo pantalán que nosotros, esta madrugada,  la corriente le ha arrancado de cuajo las amarras incluidas las cinco cornamusas del pantalán a las que estaban amarrados. La tripulación estaba dormida y para cuando se han dado cuenta la corriente les ha empotrado contra una esquina del finger,  haciéndoles un boquete en el casco más grande que una cabeza. ¡Qué mala suerte! Justo hoy zarpaban para el Caribe, con escala en Canarias, pero la avería es muy gorda porque aparte del agujero , uno de los cabos  con cornamusa se les engancho en la hélice y les ha roto el cardán.
 Yo solo pienso en la suerte que hemos tenido porque justo estaban al lado nuestro y si llegan a chocar con nosotros, nos hunden con las 50 toneladas de barco que tenían. No todo es mala suerte pues dice Jesús que en este puerto quedan carpinteros de ribera, así se llaman a los que trabajan en barcos de madera y ya quedan poquísimos que sepan trabajar bien. Nosotros hacemos de intérpretes entre los croatas y los artesanos, los cuales nos comentan que jamás habían visto en su puerto una corriente semejante a la de la pasada noche, tiene que ser importante el temporal que hay afuera para provocarla         

                                 
Esto nos reafirma en la opinión de que hacemos bien en esperar a que mejore La Mar. Nuestro tiempo de ocio lo aprovechamos con paseos en la playa cercana al puerto, playa de la Hierbabuena, que es una playa espectacular, hoy llena de surfistas por las olas enormes que llegan. Paseitos también al pueblo, muy tranquilo por cierto y sobre todo llama la atención por lo poco desarrollado turísticamente que está, comparándolo con las costas malagueñas en las que atracamos días pasados. Es una gozada ver que esta parte del litoral con unas playas tan preciosas no haya sucumbido a la vorágine inmobiliaria de otras zonas.

DÍA 8 DE ENERO

Después de repostar combustible zarpamos sobre las 10:30 de la mañana con una previsión aceptable pues, el mar de fondo tan bestial que había en jornadas pasadas, empieza a bajar un poco y tenemos una ventana de viento a favor, N y NW, de 3 a 4 días. Pero claro esto de la meteorología no es una ciencia exacta, pues ya, navegando, tenemos viento flojo del NE y mar de fondo del E  las primeras 10 millas, porque, de repente,  cambia radicalmente y tenemos vientos de 30 nudos del E y olas muy seguidas de mar de viento de 2 metros y si a esto hay que añadir que ya empiezan a llegar las olas del mar de fondo del NW,  4 a 5 metros, de los temporales pasados , ¡estamos en una batidora de olas!!!!
Nos llegan olas muy grandes por la aleta de estribor y tenemos que estar atentos para no quedarnos de través. En un momento, por efecto de los 2 mares que hay,  el de viento y el de fondo, se forma una pared de agua de más de 4 metros que cae encima del barco entrando por la aleta de babor y barriendo toda la bañera. El Capi se lleva la peor parte, menos mal que estaba bien agarrado a la rueda de timón, yo en la bañera de cubierta hay un momento que sólo veo agua y parte de la ola ha entrado hasta dentro del barco por las escaleras. Recogemos rápidamente los cabos que se han dispersado por toda la bañera para que nada vaya al agua, el Capi se cambia de ropa hasta los c…y yo seco el interior del barco.
Ahora estamos un poco más atentos a las olas que llegan para que no nos pillen desprevenidos, en esas estamos cuando Jesús se da cuenta que la radiobaliza, que estaba sujeta al candelero en la aleta de estribor, ha desaparecido!!¡No puede ser! –grito- Pues si , efectivamente el golpe de mar ha sido tan impresionante que se la llevo aunque estaba sujeta con bridas y atornillada.
Tenemos que tomar una decisión, estamos a 30 millas de Barbate y a 750 millas de Tenerife, la radiobaliza es nuestra seguridad de rescate si tuviéramos un percance grave en Alta Mar y nos parece una imprudencia acometer esta travesía sin ella, luego decidimos regresar al puerto de Barbate,  con lo que conlleva de dura travesía de vuelta con todas las olas y el mar en contra. Lo demuestra las horas que nos cuesta llegar, lo que antes, a la ida, hicimos en 5 horas  ahora es el doble exactamente, con vientos en contra de 30 nudos constantes y olas de 2/3 metros. Atracamos a las 12:30 de la noche ateridos de frío, mojados de pies a cabeza, derrotados y tristes por tener que haber vuelto.

DÍAS 9, 10 Y 11 DE ENERO

En estos días nos dedicamos a conseguir una radiobaliza nueva y realizar todos los papeles necesarios, para dar de baja a la antigua y de alta a la nueva en la Marina Mercante. Por supuesto que cuando se nos cayó la radiobaliza al agua dimos parte a Cadiz Radio para que, cuando saltara la señal, no se activara en salvamento marítimo ningún protocolo de rescate. Por cierto al día siguiente de llegar a puerto nos llamaron desde Salvamento marítimo para señalarnos que se había activado la radiobaliza, vamos que debió estar flotando tranquilamente en su carcasa casi 24 horas sin activarse, y que no había posibilidad de recuperarla o eso es lo que nos dicen…
Seguimos encima con partes meteorológicos adversos, la ventana con la que contábamos se ha disipado y una borrasca se ha instalado en la costa marroquí, la cual nos envía viento en contra de más de 20 nudos. Así que entre papeleos, compras  y “chequeos vía online” de previsiones de tiempo favorable para nuestra travesía,  se nos pasan otros tres días en Barbate que conste que no falta alguna cenita de tapas  en alguno de los mucho bares típicos que hay en este pueblo gaditano y la visita al museo de la almadraba o por ejemplo el museo al aire libre que forman las anclas que sujetan la almadraba al fondo cuando está funcionando desde mayo hasta octubre


DÍA 12 ENERO
Hoy decidimos zarpar a las 18:00 horas cuando ya el viento amaina y parece que el tiempo se estabiliza. Los próximos días tendremos vientos constantes del Norte  que nos empujarán hacia las Islas Afortunadas. Nosotros sí que seremos afortunados cuando lleguemos! Se nos está haciendo largo nuestro periplo marítimo con tanta avería, imprevistos y malas previsiones.

Cuando zarpamos comprobamos que La Mar nada tiene que ver con la jornada que salimos de este mismo puerto y tuvimos que volver, tenemos marejadilla, un viento flojo del SW, bueno más que flojo, bonancible en argot marinero.
Atardecer espléndido y…por fin!! Parece que vamos derechitos a Canarias. Nos repartimos las guardias, ahora que sólo estamos tres nos tocará hacer cada guardia solos y para que no se nos hagan muy largas y no pasar demasiado frío, serán de dos horas cada una, de 9 de la noche a 9 de la mañana
Yo hago la primera guardia sin incidentes aunque atenta siempre, pues estamos en el Golfo de Cadiz, que es zona de muchísimo tráfico de mercantes que van o que vienen del Estrecho. Toda la noche se mantiene, todavía, viento flojo del SW luego no nos queda más remedio que ir a motor.
Esta noche tenemos la primera visita de un nutrido grupo de delfines, más de 20, que hacen las delicias de Jose que nunca había visto tantos juntos

DÍA 13 DE ENERO
Ya sopla viento del NW que nos deja ir a vela, como tenemos olas grandes de más de 2 metros que nos entran de través, para ir más cómodos ponemos solo la Génova. Yo estoy un poco cansada, esto de dormir a trompicones por las guardias, hace que luego durante el día ande toda adormilada, todo lo contrario al Capi que está como si hubiera dormido a pierna suelta, cuando es todo lo contrario,  pues no habrá descansado más de 2 horas seguidas, ya que en todas las guardias que no le tocan, duerme con un ojo abierto y otro cerrado, je,je.
El día ha amanecido muy nublado y se mantiene así la mayor parte del día, pero a eso de las 16:00 las nubes nos dan un respiro y el cielo azul nos alegra la tarde y nos regala un bonito atardecer. No tenemos mucho viento 10 nudos de NW y como viene por la aleta se resta al viento que hacemos en nuestro avance así que de viento aparente solo tenemos 5/6 nudos y tenemos que ir a motor la mayor parte de la jornada.

Se ha pasado el día volando ya estamos en el horario de guardias , yo como siempre con mis problemas de sueño, que tengo que hacer esfuerzos para mantenerme despierta, pero lo consiguo!!!. Esta noche es particularmente fría, por fin sopla un poco de viento de 20 nudos NW, entangonamos la Génova y vamos a una buena velocidad que sube nuestra media de millas recorridas, hoy 125 millas, un poco más cerca.

DÍA 14 ENERO

Recién estrenada la mañana y ya nos visita una manada de delfines que nos hacen levantarnos del camarote de un salto para poder verlos como juegan y nadan en la proa del Beluga. Y encima , el día espectacular, cielo azul salpicado de copos de algodón que quieren parecer nubes…y este Océano Atlántico…  con esas olas que parecen montañas, bueno hoy más bien suaves colinas, que uno sube y baja sin ninguna violencia.  Se nota que vamos bajando de latitud porque ya podemos desembarazarnos de algunas de las capas de ropa que llevábamos contra el frío.


El viento a lo largo del día va cayendo, ya sabíamos según las previsiones que esta jornada iba a ser de cambio, que cesaría poco a poco el viento del NW y que estaríamos sin viento hasta que se instalara el viento del Norte, dentro de unas horas. Pero las previsiones son eso nada más habrá que ver…
A pesar de la ausencia de viento no es una jornada aburrida, nuestro gran avistador de cetáceos, Jesús, ha visto un resoplido, no dos, en el horizonte y grita a pleno pulmón:- ¡BALLENAS!-. Jose se ha despertado tan sobresaltado que se ha metido un buen cabezazo en el camarote. ¡Qué maravilla!! Son un grupo de 4 o 5  Ballenas Rorcuales a las que podemos acercarnos bastante y durante más de 1 horas avistamos, fotografiamos e incluso oímos, no solo los resoplidos sino el sonido que emiten , vamos su idioma. Estamos tan próximos a ellas que en algún momento se nos pasa por la cabeza que pueden chocar con el barco y hundirnos…pero estamos tan emocionados que esta idea desaparece rápido.

 ¡Qué espectáculo de la Naturaleza!! Este momento compensa todos los sinsabores y problemillas que hemos tenido a lo largo de la travesía. Para rematar el sol nos regala las primeras horas de calorcito de verdad y una se pega el lujo de echarse la siesta en la cubierta en plan lagartija al sol.

Poco a poco el viento va rolando al Norte, flojo de momento. Hemos estado totalmente rodedados por chubascos pero milagrosamente no ha pasado ninguno por encima nuestro y eso que hemos visto  más de un arcoíris, es decir, lluvia cercana.
Las guardias nocturnas se suceden como casi todas las noches, controlando el paso de mercantes, si arrecia o amaina el viento para trimar velas y si vamos a motor que no haga ningún ruido raro y que el escape eche agua.

DÍA 15 ENERO

A los que no nos ha tocado la última guardia de la noche se nos pegan las sábanas y hasta que el Capi toca diana a las 9:30 no nos levantamos. El cielo luce azul, salpicado de alguna nubes, el viento pronosticado no llega con esa intensidad y se queda en 8/10 nudos, demasiado poco para que el Beluga navegue a gusto y eso que lo intentamos entangonándo la Génova pero ni por esas, la velocidad no supera los 4 nudos. Encima hemos llamado por teléfono satélite a Las Palmas Radio para pedir previsiones más actuales de tiempo y según estas, nos viene dentro de 2 días  viento del NW, fuerza 7 con mar muy gruesa, así que tenemos que avanzar rápido para que no nos alcance.

Decisión  y conclusión: ponemos rumbo directo a la isla de Lanzarote, la cual tenemos a unas 250 millas de distancia, aproximadamente 2 días de navegación para poder estar guarecidos por dicha isla cuando llegue el viento y la Mar del NW. Si fuéramos directos a Tenerife, como son 385 millas nos pillaría el temporal en Alta Mar y nuestro Beluga y nosotros estamos “mayores” para aguantar mucho pantocazo.
Y la verdad que el plan de parar en Puerto Calero (Lanzarote) es más apetecible, siempre nos ha gustado mucho este puerto, aunque esta vez nuestra anfitriona en este lugar, María se encuentre de travesía atlántica como barco de apoyo para una regata a remo , “The Talisker Whisky Atlantic Challenge” y es una pena que no podamos verla para compartir nuestras aventuras marineras.

Hoy va a ser una jornada tranquila con poco viento y mucho motor, menos mal que un nutrido grupo de delfines vienen a sacarnos de la monotonía, navegando con nosotros durante más de una hora, en la proa del Beluga, llegando a contar hasta 25 delfines oceánicos. Yo me pongo morada de hacer fotos y, sobre todo, de contemplarlos, de ver cómo juegan entre ellos, cómo te observan y cómo disfrutan nadando con esa elegancia innata que tienen.
Seguimos con poco viento hemos puesto la génova entangonada e intentamos ponerla en una banda y otra, para trimar velas y conseguir avanzar con unos pocos nudos que soplan, a veces arrecia y tenemos hasta 15 nudos que el Beluga aprovecha con ganas.

Vemos, por la aleta de babor, saltar atunes en el horizonte a unas millas de distancia y el Capi quiere dar la vuelta para ver si puede estrenar la caña en esta travesía, se le salen los ojos mirando sus saltos pero están demasiado lejos y perderíamos mucho tiempo que no nos sobra pues tenemos que llegar a Lanzarote antes de que lleguen los vientos del NW.
Todas estas pasadas noches hemos tenido a la luna llenándose y hoy ya está plena. ¡Qué diferencia de navegar en noche oscura a con esta luz lunar que lo inunda todo! , el barco resplandece en su reflejo. En un momento de la noche el cielo se ha cubierto de nubes y se ha reflejado en ellas, el halo lunar más grande que vimos nunca. ¡Era enorme!

DÍA 16 ENERO

Amanece bastante nublado y con poco viento, 6 nudos del NW, ya estamos a 60 millas de Lanzarote y por nuestra popa vemos cómo avanza el frente, con vientos fuertes,  que anunciaba la previsión. ¡Esto va a ser una regata contra la borrasca!

De momento empieza a soplar viento flojo del W, 15 nudos, con lo que podemos desplegar las dos velas y alcanzar velocidades de hasta 6 nudos, todo un lujo!! Al atardecer ya avistamos las islas de Alegranza y la Graciosa y el viento ha rolado al NW, la aleta de estribor es nuestro barlovento por la que poco a poco entran viento ya de 20/25 nudos. Algún chubasco nos moja, pero creo que la regata la vamos a ganar nosotros pues ya tenemos la costa Este de Lanzarote que nos protege del mar de viento de 3 metros, que tenemos en la otra costa. Vamos bien pegaditos a su costa apreciando con claridad las luces de Arrecife, Puerto del Carmen y, por fin, las luces roja y verde de la bocana de Puerto Calero a las 4:30 de la madrugada. Amarramos en el muelle de espera y “a dormir a pierna suelta”

DÍA 17 ENERO


Día terrícola disfrutando de este espléndido y marinero puerto deportivo de Puerto Calero. Nos vamos dando un paseo por la costa hasta Playa Quemada, pueblito de pescadores, donde comemos un buen menú de comida lanzaroteña o conejera, mejor dicho. Después del paseo por la costa volcánica y la comidita, a reponer fuerzas y ver algunos magníficos veleros que hay aquí como estos…


DÍA 18 ENERO

A la mañana reunión de la tripulación para decidir si zarpamos o no según la consulta de las previsiones que hemos hecho, la cual señala que en el Norte de todas las islas Canarias habrá mar de fondo de 4 a 5 metros y vientos de 35/40 nudos. Con estas noticias decidimos que lo prudente será hacer una ruta alternativa e ir por la costa E de Lanzarote, pasar el Estrecho de la bocana, entre Lanzarote y Fuerteventura, dejando esta última isla por nuestro estribor, es decir navegando la costa E hasta la península de Jandía, de allí poner rumbo al Sur de Gran Canaria y desde esa costa rumbo directo a nuestro destino el puerto de Marina San Miguel en Tenerife Sur.

Zarpamos a las 12 del mediodía con un viento buenísimos del NW que nos permite avanzar a una buena media y encima sin olas de mar de fondo pues estamos protegidos de él primero por Lanzarote y luego por Fuerteventura, con un lapso de unas pocas millas, en el Estrecho entre ambas. Hay mucha baja nubosidad y no nos permite apreciar toda la costa majorera, una pena, pues es la primera vez que surcamos estas aguas y teníamos ganas de conocer este paisaje de una de las islas canarias más grandes y más áridas.

Estamos cercanos a el extremo Sur,  doblando ya la Punta de los Vientos, sabemos porque la llaman así en cuanto la rebasamos, pues el viento arrecia en más de 15 nudos , rizamos velamen atardeciendo . En esta noche el Capi decide que no haremos guardias y hasta que no estemos llegando a Gran Canaria se hará el cargo del timón. Sobre las 12 de la noche dejamos atrás la península de Jandía y entramos en una de las mayores zonas de aceleración de viento de Canarias.
Las zonas de aceleración son unas cuantas millas cercanas a varias zonas de la costa, donde el viento debido a la orografía característica, sobre todo mucha altura de acantilados,  arrrecia,  muchas veces en más del doble de lo que hay mar adentro, por lo que hay que tener mucha precaución para no llevarse más de un susto con las velas.

De madrugada ya estamos en el canal entre Fuerteventura y Gran Canaria y la cosa se pone fea, Fuerte Marejada, mar de fondo de 4 metros  y chubasco tras chubasco, que se los come casi todos Jesús, con sus correspondientes aceleraciones de viento, siempre de proa así que navegamos bastante lentos, 3 nudos, ¡con las ganas que tenemos de comernos millas para llegar a destino!!! Sobre todo el Capi que va calado hasta los huesos…en un momento de la noche que sopla bastante salimos los tres a cubierta y contemplamos un espectáculo nunca visto: un arco iris nocturno??? No es broma… la luna, en un claro entre los chubascos, ha provocado este precioso fenómeno, que no se aprecia también como en el día, pero que se distingue perfectamente. ¡Qué sorpresas nos depara la Naturaleza hasta en las condiciones más extremas!!!!

DÍA 19 ENERO

Afortunadamente al amanecer, cada vez estamos más cerca de la costa sur de Gran Canaria y el mar de fondo cede y la lluvia es más esporádica. Vamos navegando ya con todo el velamen desplegado e incluso aparece el sol, ya parece que estamos en aguas canarias!!! 
Cuanto más avanzamos por la costa el viento amaina y vamos a motor tranquilos , contemplándola: dunas de Maspalomas, su faro, una cementera en plena costa y el puerto de Arguineguin. Definitivamente esta parte de la isla no nos gusta mucho muy urbanizada y degradada, lo único que se salva es el Puerto de Mogan y los acantilados que le siguen.

Dejamos dichos acantilados por nuestra aleta de estribor y el viento empieza a arreciar porque estamos en otra zona de aceleración, pero como las olas de viento no son muy grandes vamos muy a gusto navegando a vela, llevándolas algo rizadas para ir más cómodos y tranquilos, que ya estamos cansados.

Recorremos las últimas 50 millas de nuestra singladura, nerviosos, con ganas de llegar, como pasa en cualquier viaje en su tramo final, pero a las 11:30 de la noche ya estamos atracados, después de una aproximación al puerto bastante despacio, pues la noche estaba “super negra”, ya que la luna no había hecho acto de presencia, aunque La Mar estaba en calma.

 ¡Por fin!!!  Travesía finalizada en Marina San Miguel, Tenerife, después de 1.200 millas (aprox.) y muchas aventuras pasadas, unas buenas y otras no tanto, pero esto forma parte de las singladuras en velero, sino no serían tan interesantes y emocionantes...je,je.






























































No hay comentarios:

Publicar un comentario